sábado, 16 de enero de 2021

CENTENARIO DEL GENERAL TOMÁS PALLÁS SIERRA


 Hoy sábado 16 de enero, los legionarios paracaidistas deberíamos recordar que se cumplen 100 años del nacimiento del General Pallás Sierra, fundador de las Fuerzas Paracaidistas del Ejército de Tierra y creo que se merece que reseñe algo de su vida ejemplar.

A lo largo de su vida fue un ejemplo de un auténtico caballero, campechano, cordial y siempre dispuesto a servir a sus semejantes sin distinción de categorías. Un ejemplo de nuestro “estilo paracaidista”

Había nacido en la preciosa ciudad de Jaca (Huesca) en 1921, siendo hijo del teniente coronel Tomás Pallás Sarasa y de Rosa Sierra Aviño. La guerra civil le pilló con apenas 15 años e ingresó inicialmente en el Batallón de Voluntarios de Jaca el 27 de julio de 1936, pasando por diferentes unidades en varios frentes, y finalizó la contienda siendo Alferez provisional, una vez superado el curso correspondiente en la Academia de Alféreces Provisionales de Infantería de Pamplona.

Es digno mencionar su heroica actuación cuando, estando en el frente de Huesca en junio de 1937, destinado en el empleo de cabo de infantería en la Compañía de Esquiadores del 5.º Cuerpo de Ejército, pudo demostrar sus excelentes condiciones y valores militares ya que fue merecedor de la concesión de una Medalla Militar Individual al presentarse voluntario para llevar medicamentos a un herido en una posición cercada en Yebra de Basa (Huesca). Además obtuvo dos Cruces del Mérito Militar con distintivo Rojo.

Su primer destino tras obtener el empleo de teniente de Infantería en la Academia de Zaragoza, en 1941, fue el Grupo de Tiradores de IFNI, donde comenzó su relación con África. En 1942 ascendió a capitán, pasando a mandar la Compañía de Ametralladoras del 3º Tabor. Al año siguiente pasa destinado al 6º Tabor de Tiradores en GUINEA, que abandona en 1945 para pasar a la Escuela Militar de Montaña, de la que se le considera uno de los fundadores. Sus siguientes destinos, ya como comandante, fueron el Batallón de Montaña Galicia nº 10, el Regimiento de Cazadores de Montaña n.º 4 y, en 1951, jefe de la 5ª Bandera del Tercio “Duque de Alba”, II de La Legión.

En octubre de 1953, teniendo en cuenta su experiencia en unidades de montaña y en la Legión, fue seleccionado para ocupar la vacante de jefe de la I Bandera Paracaidista del Ejército, por lo que se le considera el FUNDADOR de las unidades paracaidistas del Ejército de Tierra. El 11 de enero de 1954 hicieron su presentación el comandante Pallás y los primeros oficiales y suboficiales seleccionados para la Bandera, junto a 153 clases de tropa en la Escuela Militar de Paracaidismo, situada en la localidad murciana de Alcantarilla, para realizar el primer curso de paracaidismo del Ejército de Tierra.

El 23 de febrero, desde un Junkers JU-52 y un Savoia S-81, tuvo lugar el primer salto de las fuerzas de la I Bandera Paracaidista del Ejército de Tierra. Esta fecha se considera como la de la fundación de la actual Brigada Paracaidista. En octubre de 1955 se creó la II Bandera Paracaidista y, con ella, la Agrupación de Banderas Paracaidistas del Ejército. En diciembre del mismo año fue destinado como jefe de la misma el teniente coronel Crespo del Castillo, con lo que el comandante Pallás quedó relegado al cargo de jefe de la II Bandera.

Participó en la guerra de IFNI y, ya prácticamente pacificado el territorio, en febrero de 1958 cesó como jefe de la I Bandera, pasando destinado como ayudante de campo del general Ramírez de Cartagena, subinspector de la Legión.

En 1959 cesó en la subinspección para realizar el curso de Estado Mayor, durante el cual, en 1961, ascendió a teniente coronel, empleo en el que ocupó destinos en la ya citada subinspección, Agrupación de Banderas Paracaidistas, Estado Mayor Central y Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN).

En 1971 ascendió a coronel, pasando destinado al Centro de Formación y Actualización de Mandos Superiores y Jefatura de Tropas de Canarias. En 1973, como consecuencia de un salto realizado en la localidad francesa de Pau, con cuyos paracaidistas se sentía hermanado, el coronel Pallás sufrió una gravísima lesión en la columna vertebral, que le impidió volver a saltar en paracaídas y le apartó del posible mando futuro de la unidad que fundó. En 1975 fue designado jefe del Tercio “Alejandro Farnesio”, IV de la Legión, con el que debió acatar las órdenes de abandono del Sahara a principios de 1976. Ese mismo año recibió el mando del Tercio “Don Juan de Austria”, III de la Legión.

En 1978 ascendió a general de brigada, siendo nombrado subinspector de la Legión, cargo que continuó ocupando tras su ascenso a general de división en 1981. En 1984 pasó a la situación de disponible forzoso por edad y, en 1985, a la de reserva. En esta situación ascendió a teniente general honorífico.

Su muerte tuvo lugar el 2 de julio de 2005. Su cuerpo fue velado en el acuartelamiento Primo de Rivera de Alcalá de Henares, recibiendo sepultura en el panteón militar del cementerio de la misma ciudad.
Fuente: Real Academia de la Historia
¡¡GLORIA A NUESTROS HEROES!!

¡¡CAIDOS PARACAIDISTAS!!!   ¡¡CON NOSOTROS!!













TENIENTE CORONEL INTERPRETA EL AHLLELUJAH DE COHEN.

El teniente coronel interpreta el Hallelujah de Cohen en el acto por los militares caídos en la pandemia. Enseñat, el teniente coronel que c...