miércoles, 25 de noviembre de 2020

LA LEY CELAA

 

CONSIDERACIONES AL PROYECTO DE LEY ORGÁNICA POR LA QUE SE MODIFICA LA LEY ORGÁNICA 2/2006, DE 3 DE MAYO, DE EDUCACIÓN

Por el Presidente de la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil de la Delegación de la Provincia de Málaga, coronel E.T. (Ret.) Rafael Vidal Delgado.

No soy experto en materia educativa, dado que mis experiencias con la enseñanza se refieren a profesorado en centros castrenses e impartición durante veinte años en distintas universidades como profesor colaborador, pero disponga de la experiencia, como la tenemos todo el colectivo que me honro presidir en esta provincia, que es la de haber sido padre y abuelo, llevando a mis hijos al centro de enseñanza que consideraba que complementaba la educación que quería darles a ellos como hijos míos.

Esa experiencia la tenemos todos los que pertenecemos a la Real Hermandad y a otras asociaciones afines, aunque podríamos generalizar que es la de todos los españoles que hemos sido padres.

Hay que remarcar que el proyecto de Ley Orgánica aprobado el pasado día 19 de noviembre, por 177 votos a favor, uno más de la mayoría exigible para una ley de estas características, es eso, un “proyecto de ley”, que tiene que ser ratificado por el Senado, que seguramente lo hará, aunque con algunas enmiendas y luego volverá al Congreso de los Diputados, para su aprobación definitiva. Es decir, este proceso tardará unos meses y además la Ley Orgánica, entraría en vigor para el curso 2021-2022, sin que podamos augurar que este gobierno frankestein pueda durar hasta dichas fechas, dadas las tensiones que existen en su seno, el hecho de la pandemia del COVID-19, las vacunas, la crisis económica, etc., pudiera ocurrir que ni siquiera se llegara a poner en marcha.

Dicho esto, iremos a las partes más importantes del texto, el cual se puede consultar en el pdf adjunto.

Lo primero que habría que decir que es una ley que en apariencia no prohíbe casa nada, lo único es que pone cortapisas a todo lo que sea privado y religioso (cristiano, por supuestos, el Islam es otra cosa), dado énfasis a lo público y a la integración de todos los niños, sea cual sea su problemática física o psíquica, en la escuela con los demás alumnos. El ejemplo del video que se adjunta a la presente consideración es una muestra de ello.

El trámite parlamentario ha sido desastroso, tratando a la ley, como si fuera de urgencia, por lo que no han tenido en cuenta a los “grupos de interés”, es decir a las asociaciones de padres, de alumnos, de profesores, de colegios, etc. Es como si se tramitara una ley en el ministerio de Defensa, que afecte plenamente al personal y no se escuchara a las juntas de personal de los ejércitos y guardia civil, así como a otras asociaciones que tuvieran algo que decir.

El problema real de la educación lo conocen los padres y profesores y no los políticos que, para más incongruencia, los propios hijos de la ministra Celaá se educaron en colegios concertados y católicos.

Se aduce que los colegios concertados son elitistas, a los que solo acuden los que tienen medios económicos. Falacia tal que no resiste el menor envite, dado que el padre que quiere llevar a su hijo a un centro concertado religioso y no puede abonar nada, por no disponer de fondos, no paga ni el AMPA (que también hay en los públicos), ni otros devengos complementarios, incluso alumnos que sus padres no tienen medios, comen gratis en el colegio.

En el proyecto de la LOMLOE elimina el concepto de “demanda social” para que permanezcan los colegios concertados, otra falacia, porque hoy en día, hay padres que se mudan de casa, precisamente para tener más puntos para que sus hijos puedan acudir al colegio concertado que cubren sus expectativas educativas.

La Ley Celaá, tal como hemos expresado, no prohíbe nada, pero es el inicio para paulatinamente ir recortando las libertades públicas en el área de la educación y de hecho ha sido tachada por muchos como anticonstitucional, porque atenta gravemente contra el artículo 27 de la vigente Constitución Española, en donde en ningún momento se habla de “educación pública”, sino simplemente del derecho a la educación, garantizando a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo a sus propias convicciones, lo cual incumple el proyecto de ley. Además, en su apartado 5, garantiza que, en la programación general de la enseñanza, es decir en la elaboración de las leyes sobre educación, tengan participación efectiva todos los sectores afectados, es decir, padres, centros docentes, profesores, etc.

La ley atribuye al Estado la educación de los niños y jóvenes, sin tener en cuenta a los actores verdaderamente interesados. Por eso es un proyecto de ley sectaria, más de países totalitarios que, de una verdadera democracia, como hasta ahora era la española.

121/000007 Proyecto de Ley Orgánica por la que se modifica la Ley Orgánica 2/2006 de 3 de Mayo, Educación.



CENTENARIO DEL GENERAL TOMÁS PALLÁS SIERRA

 Hoy sábado 16 de enero, los legionarios paracaidistas deberíamos recordar que se cumplen 100 años del nacimiento del General Pallás Sierra,...