lunes, 29 de marzo de 2021

El Plan de Itinerarios Urbanos Cofrades “Málaga Nazarena” ofrece la oportunidad de visitar y conocer el universo de nuestra Semana Santa.


El Plan de Itinerarios Urbanos Cofrades “Málaga Nazarena” ofrece la oportunidad de visitar y conocer el universo de nuestra Semana Santa.

Desarrollado en su totalidad por el Ayuntamiento y la Agrupación de Cofradías, seis señalizadas rutas peatonales muestran y ponen en valor el patrimonio que atesoran las corporaciones nazarenas, casas de hermandad, templos, talleres artesanales, museos sacros, enclaves procesionistas y edificios emblemáticos 




Número de lugares a visitar: 17 (13 hitos y 2 extensiones con 4 enclaves señalados con tótems y placas).

Recorrido: Abarca la zona oeste de la ciudad. Discurre por el típico barrio de El Perchel, atravesando la transitada Avda. de Andalucía, para luego serpentear el cauce del Guadalmedina hasta cruzar el puente de la Aurora y bajar después por la escalinata de la popular Tribuna de los Pobres. La castiza calle Carretería, con varios lugares de por medio, será el tramo final hasta llegar a la Agrupación de Cofradías de Semana Santa-Iglesia/Hospital de San Julián. Tiene dos extensiones con barrios muy populosos: Cruz de Humilladero y Las Delicias.

Lugares a visitar:

  • Punto de salida/llegada: Parroquia Ntra. Señora. del Carmen (Plaza de Toros Vieja, 23)
  • Casa Hermandad de La Misericordia (C/ La Serna, 1).
  • Parroquia de San Pedro y Casa Hermandad/Museo de La Expiración (Plaza de Enrique Navarro, 1).
  • Basílica y Casa Hermandad/Museo del Paso y La Esperanza (C/ San Jacinto, 1-3).
  • Taller de Bordados de Salvador Oliver (C/ Muñoz Torrero, 2).
  • Casa Hermandad de Mena (Pasillo de Santo Domingo, 16).
  • Parroquia de Santo Domingo (Pasillo de Santo Domingo, 5).
  • Capilla de la Virgen de los Dolores (Dolores del Puente) (Pasillo de Santo Domingo, 3).
  • Casas de Hermandad de La Humillación y del Huerto (Plazuela Virgen de la Concepción, 1).
  • Puente de La Aurora y Tribuna de los Pobres (Rampa de la Aurora/Avenida de la Rosaleda – Calle Carretería).
  • Casa Hermandad de Viñeros (Plaza de Los Viñeros, 5).
  • Iglesia de Santa Catalina (C/ Andrés Pérez, 15).
  • Punto de llegada/salida: Agrupación de Cofradías de Semana Santa-Iglesia/Hospital de San Julián (C/ Muro de San Julián, 2).

EXTENSIONES:

  • Parroquia de San Vicente Paúl (C/ La Unión, 81. Barrio de la Cruz de Humilladero).
    • Casa Hermandad de Humildad y Paciencia (C/ Reboul, 42 – Plazuela de Mª Stma. de Dolores y Esperanza, 1. Barrio de la Cruz de Humilladero).
  • Parroquia de Santa María de la Encarnación/Escuelas Ave María (Avda. Sor Teresa Prat, 47. Barrio de Las Delicias).
    • Casa Hermandad de Mediadora (C/ Ayala, 34) (Sector Jardín de la Abadía/El Bulto). (Pendiente de construcción).

Duración estimada del recorrido: 3h 30’/4h 15’.

Longitud estimada del recorrido: 2.540 metros (Sin contabilizar las extensiones).

ITINERARIO 2: Trinidad

Número de lugares a visitar: 12 (10 hitos y 1 extensión con 2 enclaves señalados con tótems y placas).

Recorrido: Discurre por la zona noreste de la ciudad, desde la hoy urbana ermita de Zamarrilla, para después adentrarse hasta el corazón del barrio de La Trinidad, teniendo como eje central la Iglesia de San Pablo. Luego se acercará al cauce del Guadalmedina, lo cruzará por puente de la Aurora y bajará por la escalinata de la popular Tribuna de los Pobres. La típica calle Carretería, con varios lugares de por medio, será el tramo final hasta llegar a la Agrupación de Cofradías de Semana Santa-Iglesia/Hospital de San Julián. Tiene una extensión con el popular barrio de Nueva Málaga. 

  • Lugares a visitar:
    • Punto de salida/llegada: Ermita de Zamarrilla (C/ Martínez Maldonado, 5).
    • Casa Hermandad de Zamarrilla (C/ Martínez Maldonado, 5).
    • Casa Hermandad del Cautivo (C/ Trinidad, 95).
    • Museo del Cautivo (Plaza de Bailén s/n).
    • Casa Hermandad del Santo Traslado (C/ Trinidad, 72).
    • Iglesia de San Pablo (C/ Trinidad, 35).
    • Casa Hermandad de La Salud (C/ Trinidad, 5).
    • Puente de La Aurora y Tribuna de los Pobres (Rampa de la Aurora/Avenida de la Rosaleda – Calle Carretería).
    • Taller de Bordados de Joaquín Salcedo (C/ Gigantes, 6).
    • Punto de llegada/salida: Agrupación de Cofradías de Semana Santa-Iglesia/Hospital de San Julián (C/ Muro de San Julián, 2).

EXTENSIÓN:

  • Parroquia de Santa Ana y San Joaquín (Camino de los Castillejos, 4).
    • Casa Hermandad de Nueva Esperanza (Camino de los Castillejos, s/n, 29010).

Duración estimada del recorrido: 2h 45’/3h 30’.

Longitud estimada del recorrido: 2.250 metros (Sin contabilizar la extensión).

ITINERARIO 3: Capuchinos/Molinillo

Número de lugares a visitar: 14 (14 hitos señalados con tótems y placas).

Recorrido: Abarca la zona norte de la ciudad, partiendo desde la capuchinera plaza donde se ubica la Parroquia de la Divina Pastora. Tras visitar los enclaves salesianos del barrio, circunda la zona de El Ejido, después pone rumbo a la Cruz del Molinillo y de camino a la sede de la Agrupación de Cofradía de Semana Santa-Iglesia/Hospital de San Julián se hace parada antes en la vetusta Parroquia de San Felipe Neri. 

Lugares a visitar:

  • Punto de salida/llegada: Parroquia de La Divina Pastora (Plaza de Capuchinos).
  • Taller de Bordados de Manuel Mendoza (Carrera de Capuchinos, 45).
  • Santuario de María Auxiliadora (Salesianos) (C/ Eduardo Domínguez Ávila, 19).
  • Casa Hermandad de Salesianos (C/ Eduardo Domínguez Ávila, 26).
  • Taller de Bordados de Mª Felicitación Gaviero (C/ Huerta, 2).
  • Casa Hermandad del Prendimiento (C/ San Millán, 23).
  • Parroquia del Buen Pastor (C/ Carrión, 12).
  • Casa Hermandad de Crucifixión (C/ Diego de Siloé, 8).
  • Casa Hermandad del Dulce Nombre (C/ Diego de Siloé, 10) (Pendiente de construcción).
  • Capilla de La Piedad (C/ Cruz del Molinillo, 25).
  • Casa Hermandad de La Piedad (C/ Alderete, 3).
  • Casa Hermandad de Pollinica (C/ Parras, 20).
  • Parroquia de San Felipe Neri (C/ Gaona, 13).
  • Punto de llegada/salida: Agrupación de Cofradías de Semana Santa-Iglesia/Hospital de San Julián (C/ Muro de San Julián, 2).

Duración estimada del recorrido: 3h/3h 45’.

Longitud estimada del recorrido: 2.975 metros.

ITINERARIO 4: Victoria/Merced

Número de lugares a visitar: 16 (15 hitos con 1 extensión y 1 enclave señalados con tótems y placas).

Recorrido: Cubre la zona noreste de la ciudad, iniciando su singladura desde el Santuario de Santa María de la Victoria. Tras pasear ampliamente por el barrio victoriano, baja por su calle principal para recalar en la histórica plaza de La Merced y luego adentrarse por la bulliciosa calle Frailes, camino de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa-Iglesia/Hospital de San Julián, pasando antes por de la singular calle Dos Aceras. Tiene una extensión con la encumbrada Ermita del Monte Calvario. 

Lugares a visitar:

  • Punto de salida/llegada: Santuario de Santa María de la Victoria (Plaza del Santuario, 19).
  • Casa Hermandad del Monte Calvario (C/ Fernando El Católico, 28).
  • Casa Hermandad del Amor y La Caridad (C/ Fernando El Católico, 40).
  • Casa Hermandad del Rocío (C/ Circo, 3 y 5).
  • Parroquia de San Lázaro (Plaza de la Victoria, 19).
  • Taller de Imaginería de Juan Vega (C/ Poeta Concha Méndez, 1).
  • Capilla del Rescate (C/ Agua, 1).
  • Casa Hermandad del Rescate (C/ Agua, 15).
  • Casa Hermandad de La Humildad (C/ Agua, 4).
  • Taller de Talla Trillo-Lamas (C/ Huerto del Conde, 21).
  • Casa Hermandad de El Rico (C/ Victoria, 12-14).
  • La Merced (Plaza de la Merced, 14).
  • Casas de Hermandad de La Sentencia y de La Columna (C/ Frailes, 15 ó 17).
  • Casa Hermandad de La Sangre (C/ Dos Aceras, 10).
  • Punto de llegada/salida: Agrupación de Cofradías de Semana Santa-Iglesia/Hospital de San Julián (C/ Muro de San Julián, 2).

EXTENSIÓN:

  • Ermita del Monte Calvario (Vía Dolorosa del Calvario, s/n).

Duración estimada del recorrido: 3h 30/4h 15’.

Longitud estimada del recorrido: 2.990 metros (Sin contabilizar la extensión).

ITINERARIO 5: Alcazabilla

Número de lugares a visitar: 12 (10 hitos y 1 extensión con 2 enclaves señalados con tótems y placas).

Recorrido: Discurre por la zona sureste de la ciudad, desde el principio de la calle Larios, para discurrir por la zona más monumental comprendida entre la Plaza del Obispo y las calles Císter, Alcazabilla y San Agustín. Concluye atravesando el casco histórico por las Plaza del Carbón o de Uncibay hasta culminar en la sede de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa-Iglesia/Hospital de San Julián. Tiene una extensión con el marítimo barrio de La Malagueta.

Lugares a visitar:

  • Punto de salida/llegada: Recorrido Oficial (Confluencia de Calle Larios/Alameda/Plaza de la Marina).
  • Gaudeamus Ígitur/Liberación del PresoPalacio Episcopal y Catedral (Plaza del Obispo).
  • Estación de Penitencia-Iglesia del Sagrario y Patio de los Naranjos (Calle Císter/Molina Lario).
  • El Císter-Abadía de Santa Ana (C/ Císter, 13).
  • Casas de Hermandad/Museos de Estudiantes y del Sepulcro (C/ Alcazabilla, 3 y 5).
  • Parroquia de Santiago (C/ Granada, 78).
  • Calle e Iglesia de San Agustín (C/ San Agustín, 8).
  • La Ideal (C/ Echegaray).
  • Casa Hermandad de Pasión (C/ Convalecientes, 7 y 9).
  • Punto de llegada/salida: Agrupación de Cofradías de Semana Santa-Iglesia/Hospital de San Julián (C/ Muro de San Julián, 2).

EXTENSIÓN:

  • Capilla del Sagrado Descendimiento (Edif. Hospital Noble, Plaza del General Torrijos, 2).
    • Enclave: Casa Hermandad del Descendimiento (Edif. Hospital Noble, C/ Manuel Martín Estévez, 6)

Duración estimada del recorrido: 3h/3h 45’.

Longitud estimada del recorrido: 1.810 metros (Sin contabilizar la extensión).

ITINERARIO 6: Centro/Mártires

Números de lugares a visitar: 12 (12 hitos señalados con tótems y placas).

Recorrido: Transita por la neurálgica zona centro/casco histórico de la ciudad, comenzando el caminar desde la emblemática Plaza de la Constitución. Su transcurrir se desarrolla a través de auténtico serpenteo entre angostas callejuelas para en unos primeros tramos visitar tres históricos templos. El deambular callejero se adentra en la tradicional Málaga urbana de Pozos Dulces para recalar en calle Carretería y en la bella plaza de San Francisco, muy próxima a la sede de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa-Iglesia/Hospital de San Julián.

Lugares a visitar:

  • Punto de salida/llegada: Plaza de las Cuatro Calles (Plaza de la Constitución, 13).
  • Iglesia del Santo Cristo de La Salud (C/ Compañía, 2).
  • Parroquia de Los Santos Mártires (Plaza de los Mártires, 1).
  • La Estrechita (Calle Nueva, perpendicular a Calle Cinco Bolas).
  • Casa Hermandad de Dolores de San Juan (Pasaje Ntra. Sra. de los Dolores, 6).
  • Parroquia de San Juan (C/ San Juan, 3).
  • Casa Hermandad de Fusionadas (Pasillo de Santa Isabel, s/n).
  • Casa Hermandad de La Sagrada Cena (C/ Compañía, 44).
  • Oratorio de Santa María Reina y Casa Hermandad de Las Penas (Plazuela Virgen de Las Penas, s/n).
  • Taller de Bordados de Juan Rosén (C/ Molinillo del Aceite, 11).
  • Capilla y Casa Hermandad de La Paloma (Plaza de San Francisco, s/n).
  • Punto de llegada/salida: Agrupación de Cofradías de Semana Santa-Iglesia/Hospital de San Julián (C/ Muro de San Julián, 2).

Duración estimada del recorrido: 3h/3h 45’.

Longitud estimada del recorrido: 1.890 metros.

—————————————————————————

MAS INFORMACION SOBRE EL PLAN DE ITINERARIOS URBANOS COFRADES “MÁLAGA NAZARENA” AQUI: “MÁLAGA NAZARENA”

martes, 23 de marzo de 2021

Protectorado español de Marruecos. Centenario de la Guerra del Rif 1921.

No hubo responsabilidades políticas. 10.973 soldados españoles y 2.390 soldados indígenas murieron en el Rif en aquel verano de 1921.


España nación protectora del norte de Marruecos por convenio con Francia de 1912 y aceptación por el Sultán Muley Ben Hassan Abdelaziz en 1913. El Raisuni controla la Yebala y Abd el Krim el Rif. El 12 de enero de 1921, las tropas del General Silvestre, Comandante General de Melilla desde 1920, ocupan Afrau a unos diez kilómetros de Annual. El 15 de enero ocupan Annual sin encontrar resistencia.

A primeros de marzo, Silvestre hace llegar al Alto Comisario y Jefe del Ejército de África, General Berenguer, su plan para desplegar en el Rif. Berenguer solo autoriza tomar Alhucemas. Sin embargo, el día 12 Silvestre ocupa Sidi Dris, enclave costero cerca de Annual.

El 2 de junio la columna del Comandante Villar, de la Policía Indígena, toma Abarrán dejando dos compañías. Los rifeños atacan por sorpresa. Se produce una desbandada y Villar pierde el control de la situación. Casi todos sus oficiales mueren. El 5 de junio Silvestre y Berenguer se reúnen a bordo del crucero Princesa de Asturias. Los refuerzos que pide Silvestre son rechazados. Berenguer mantiene al grueso del Ejército de África en la Yebala para controlar a El Raisuni e informa al Ministro Marichalar que “Actualmente, nada ofrece que pueda ocasionar la menor alarma o inquietud”. Silvestre, disconforme, ordena fortificar Igueriben a cinco kilómetros de Annual.

A primeros de julio Igueriben es cercado por harkas. No hay agua, ni comida, ni forma de apoyarles. La guarnición sale a la desesperada. Algunos oficiales se suicidan. Unos pocos soldados llegan a Annual, donde Silvestre ordena el día 22 “resistir”. Esto provoca la huida de algunos oficiales. Otros, se mantienen en sus puestos, pero la Policía Indígena deserta. La desbandada es incontenible. Silvestre, que ha visto caer muertos a sus ayudantes y ve agonizar a sus tropas se suicida de un disparo. Por la tarde, el general Navarro, segundo jefe de la Comandancia de Melilla, toma el mando.

En Dar Drius Navarro ordena el día 23 la retirada, confía alcanzar Fuerte Arruit a solo 38 kms de Melilla. Los rifeños atacan en Igan. El Regimiento de Caballería Alcántara, con el teniente coronel Primo de Rivera al frente de 700 cazadores, cargará hasta la extenuación para proteger la retirada de las fuerzas, muriendo el 90% de la unidad y consiguiendo en el año 2012, la Laureada colectiva.

El 22 de julio Berenguer reconoce la situación desesperada en el Rif y ordena el envío de refuerzos. El 24 de julio la I y II Banderas de la Legión, al mando de los comandantes Franco y Fontanés, llegan desde Ceuta. El 25 desembarca un Tabor de Regulares de Ceuta y un Regimiento de Infantería de Málaga. El General Sanjurjo llega a Melilla el 26 y toma el mando de las Fuerzas. Finalmente el 28 las fuerzas de Navarro consiguen llegar a Arruit. Berenguer informa al Ministro Marichalar del plan de operaciones para rescatar a las Fuerzas de Navarro y solicita el apoyo de fuego del acorazado Alfonso XIII. Entre tanto, el 2 de agosto el destacamento de Nador, a 15 Kms de Melilla, se rinde; el 3 de agosto los pocos españoles que quedan en Zeluán, posición entre Arruit y Nador, capitulan, el resto están muertos. Marichalar informa a Berenguer el 4 de agosto que el Ministro de Marina, Fernández Prida, no proporcionará el apoyo de la Marina.

Ante la caída de Nador y Zeluán y la falta de apoyo naval no se acude en ayuda de Arruit. El 9 de agosto Navarro se rinde convencido de que los rifeños les respetarán. Los españoles dejan las armas y salen del Fuerte. Tres mil hombres son vilmente asesinados. A Melilla llegan 69 supervivientes y los rifeños toman 18 prisioneros, Navarro entre ellos. Sin embargo en poco más de un mes las Fuerzas españolas retoman Nador y en octubre el Gurugú, Zeluán y Monte ArruitAnnual no se ocupará hasta cinco años después.

El 24 de agosto se ordena al general Picasso que no incluya al Alto Mando en la investigación de los hechos acaecidos en la Comandancia de Melilla. Picasso concluye el sumario el 23 de enero de 1922 y el 10 de julio se constituye, en el Congreso de los Diputados, una Comisión de Investigación para dilucidar “responsabilidades políticas”. No se exigen a nadie. Picasso da fe en el expediente de actos heroicos sublimes, la mayoría silenciados, pero también de negligencias abrumadoras y de cobardías infames, todas ellas sobreseídas o indultadas.

En el sumario que se encarga en 1923 al general auditor Ayala se encausó a los generales Berenguer y Navarro. La amnistía de 1924 exoneró a Berenguer y a todos los oficiales procesados. Navarro había sido absuelto en el sumario anterior y Silvestre se había suicidado. No hubo responsabilidades políticas. 10.973 soldados españoles y 2.390 soldados indígenas murieron en el Rif en aquel verano de 1921.

Las victorias tienen muchos padres, las derrotas son huérfanas”.

Luis Feliu Bernárdez. Academia de las Ciencias y las Artes Militares

lunes, 22 de marzo de 2021

Los guardianes de la montaña


El Servicio de Rescate e Intervención de Montaña de la Guardia Civil socorre cada año a decenas de personas en la provincia gaditana



Las montañas, como el mar, ejercen un fuerte poder de atracción. Enamoran, pero pueden matar. Un simple error de cálculo, una mala interpretación del parte meteorológico, y habrá vidas en juego. Para socorrerlas, en la década de los 90 se creó el Servicio de Rescate e Intervención en Montaña de la Guardia Civil. En la Sierra de Cádiz no existe un equipo fijo para atender a los montañeros o espeleólogos que se aventuran por sus montes y grutas, pero eso no quiere decir que estén dejados de la mano de Dios. Los guardianes de la montaña acuden cada vez que su labor se requiere desde su base en la localidad malagueña de Álora. Allí se encuentra el Equipo de Rescate e Intervención en Montaña (EREIM) dependiente del Área de Granada. El teniente Rubén Santos es el jefe de la Sección de Rescate e Intervención en Montaña (SEREIM) de Granada, lo que quiere decir que tiene bajo su influencia toda Andalucía, Murcia, Albacete, Valencia, Canarias y Baleares.

Hay tres tipos de unidades de montaña. Están los SEREIM, a las órdenes de un oficial y con entre 15 y 16 miembros; los GREIM, mandados por un suboficial que tiene a sus órdenes a entre 8 y 11 personas; y por último los EREIM, compuestos por entre seis y ocho agentes mandados por un cabo. “Cuando hay necesidad de coordinar un operativo importante vemos qué personal de apoyo puede acudir”, relata el teniente Santos. “Por ejemplo, si hay un rescate serio en la Sierra de Cádiz y el EREIM de Álora necesita ayuda pues nosotros nos desplazamos desde Granada en helicóptero”, dice.

Rubén Santos recuerda con especial detalle el rescate del cuerpo de un espeleólogo fallecido en una cueva cerca de Villaluenga del Rosario al sufrir un infarto a 160 metros de profundidad. “Hubo que coordinar a muchos efectivos para trabajar en una formación rocosa con cresta. El rescate de espeleosocorro es de los que más coordinación necesitan. En este caso trabajamos el SEREIM de Granada y un 80% de agentes de la zona gaditana. Fue complicado”.




En España hay cinco áreas territoriales: el área de Jaca, donde está la central del cuerpo, el de Cangas de Onís, el de Granada, Navacerrada y Viella (Cataluña). El SEREIM de Granada participó, por ejemplo, en las labores de rescate del pequeño Julen en aquel pozo maldito. “Somos unidades independientes pero muy conectadas, esto en otro cuerpo no existe”, comenta Santos. “Hablamos el mismo lenguaje, hay 45 hombres bajo mi mando, yo me encargo de su evaluación en materias estivales, invernales o de socorro. Sé que en Álora se habla el mismo idioma que en Granada, que puedo confiar en todos por igual, y eso es muy importante”, afirma.

La Sierra de Grazalema es una zona especialmente conflictiva para los montañeros. Es la frontera natural entre las provincias de Cádiz y Málaga, donde también se encuentra la Sierra de las Nieves. “Álora no es sólo para la demarcación de Málaga, porque está a pie del macizo montañoso y con el helicóptero podemos desplazarnos a cualquier parte”.

Al teniente Santos, como jefe del SEREIM de Granada, se le da novedades diariamente de todos los incidentes de su jurisdicción. “La cuestión es –explica– que además de ser socorristas somos agentes de la autoridad y podemos llevar a cabo la investigación de un accidente. Por ejemplo puede haber un fallecido por un desprendimiento, o por caída de cascotes, por un factor humano. No se producen en un porcentaje muy elevado, pero ocurren de vez en cuando y hay que saber qué ha pasado. Si una persona muere en un barranco hay que saber qué ha ocurrido exactamente. Y para eso estamos nosotros”.

Requisitos para entrar en el Grupo de Montaña

Podría decirse que el Servicio de Montaña de la Guardia Civil es una especie de grupo de elite, agentes que se someten a un durísimo entrenamiento permanente y que pasan pruebas periódicas para comprobar que su estado físico sigue siendo el mejor entre los mejores. Pero para llegar al grupo primero hay que ser guardia civil. “Después es indispensable haber realizado las prácticas en una unidad de montaña”. Además, explica Rubén “el curso de montaña sale una vez al año. El perfil de quienes optan al mismo es de gente aficionada al deporte, a la montaña, es casi algo que se elige por vocación. Una vez que se solicita tener acceso al curso hay que superar unas pruebas físicas muy duras, además de teoría y un examen psicotécnico. Entre todos los que se presentan se cogen a los mejores y esos pasan al curso propiamente dicho, que tiene lugar durante nueve meses en el Centro de Adiestramiento Específico de Montaña que se encuentra en la Unidad Central de Jaca. Es como una academia pero enfocada a la preparación para formar parte de esta unidad”.

Allí, al amparo de instructores, realizan movimientos en la montaña tanto en verano como en invierno. “Hay que tocar todas las facetas posibles que puedes encontrarte en lugares de difícil acceso. No acaban todos los que empiezan el curso, porque es muy duro. Se van seleccionando a los mejores, hay gente que renuncia por diferentes motivos, y los que acaban salen ya con el curso de especialista de montaña hecho y listos para pedir destino en alguna de las cinco áreas existentes”.

Advierte el teniente Santos que eso no quiere decir que ahí se acabe la preparación. “En ese momento, cuando llegan a la unidad, es cuando entro yo. Porque con el tiempo los humanos tendemos a meternos en ese círculo de confort y nosotros no podemos permitírnoslo. Los jefes de unidad, como es mi caso, tenemos la obligación de hacer que practiquen todo lo aprendido. Un mes nos centramos en barranquismo, otro entrenamos en un par de cuevas, hacemos prácticas con el helicóptero...”.

Santos va visitando las diferentes unidades que integran su área para observar el bagaje personal. “Y si vemos que hay quien no está dando lo mínimo exigido se le examina otra vez en Jaca. En caso de no pasar ese nuevo examen tiene que salir de la unidad”.

Esto no quiere decir que sólo los agentes más jóvenes puedan tener acceso a estos grupos de montaña. “Yo he visto a compañeros con 56 años que han pasado a la reserva porque han querido, pero que estaban en unas condiciones óptimas para el servicio. No hay que ser un supermán, pero sí hay que mantenerse. Y cuesta. Lo que ocurre es que a los que estamos en este grupo nos gusta mucho el deporte, nadie fuma por ejemplo, y mantenemos un buen tono físico”.

Al preguntarle qué es lo más complicado de su trabajo comenta que “los rescates invernales. Primero porque suelen ir ligados a mal tiempo, empieza a nevar, bajan las temperaturas, el periodo de luz solar se reduce. Esto provoca que por ejemplo una expedición a la montaña empiece a tener problemas pero hasta las tres de la tarde no pida ayuda. A esa hora ya tenemos poco margen para resolver la incidencia por la falta de luz, lo que te obliga a actuar de manera más rápida. Los helicópteros tienen sus limitaciones para volar si hace niebla o la visibilidad es escasa por falta de luz. En verano al menos sabes que de frío no se va a morir nadie, en invierno cabe esa posibilidad. Además, sin nieve es más fácil subir a un pico, en invierno necesitas un piolet, o tienes que llevar esquís, material pesado”.


Y luego están los rescates en barranco, donde todo se complica aún más. “La seguridad aquí es muy subjetiva, porque entra en escena también la fuerza del torrente del agua. El barranco puede entrar en carga de repente estando tú dentro, entra más agua y con más fuerza, puede empezar a llover con más intensidad y aumentar el cauce. Es peligroso”. Aquí el teniente Santos explica algo fundamental. Porque hablamos de vidas humanas, de rescatar a personas pero siempre que sea posible. “Nosotros siempre decimos que hay que salvarle como sea, pero como sea posible, no como sea imposible. En un barranco los rescates tienen más peligro”.

Según los datos que maneja la Guardia Civil, los accidentes fortuitos nacionales no llegan al 5%. Hablamos de los que verdaderamente se producen por causas ajenas al ser humano. “Por ejemplo, vas andando por una ladera y más arriba una cabra tira una piedra que provoca un desprendimiento, una cascada de rocas, te caen encima y te matan. Eso es un accidente fortuito. Ahora, un montañero se despista, se pasa el cruce, se pierde, se cansa... Eso es una imprudencia. Como lo es no ir preparado, no llevar ropa de abrigo aunque el parte haya dado buen tiempo, no llevar GPS. Eso es culpa del montañero, no es un accidente. Puede pasar que el parte meteorológico se haya equivocado, o que tú lo hayas interpretado mal, es una negligencia por mala información. Como lo es no llevar material adecuado por si tienes que hacer una noche en la montaña. Así de claro”.

Atención a la Sierra de Cádiz

La Guardia Civil lleva en Álora desde 2002, y en todo este tiempo ha atendido multitud de incidencias en Cádiz, no todas, porque de muchas antes se ocupaban los bomberos hasta hace pocas semanas, cuando ya se ha sabido que no van a prestar este servicio. “Nosotros hemos ido siempre que se nos ha llamado. No vamos a duplicar esfuerzos, si ya iban los bomberos ¿para qué nos íbamos a desplazar nosotros?”.

Recuerda Rubén un accidente de dos barranquistas en la Garganta Verde que fue especialmente complicado de resolver y algunos otros. “Ahora que no van a estar Bomberos entendemos que vamos a hacer más falta, que se nos va a llamar más y allí estaremos. Si hay un accidente de montaña en Cádiz lo van a atender los mejores y de la mejor forma. Está Álora y si hacen falta refuerzos desde Granada vendremos. Quiero trasladar esa tranquilidad a los montañeros. Nadie va a dejar de ser atendido”.

domingo, 14 de marzo de 2021

Martorell Lacave, un almirante para salir a flote en tiempos difíciles.

El nuevo jefe de la Armada, especialista en submarinos y curtido en la OTAN, accede al cargo en un momento en que la crisis económica y la pandemia están mermando las unidades en activo hasta límites desconocidos.



Todo tiene un origen, una razón de ser que explica por qué las cosas son como son y no de otra forma. En el caso de Antonio Martorell Lacave (Bilbao, 1960) hay que remontarse a cuando tenía 10 años de edad y su padre, capitán de navío del Cuerpo de Ingenieros de la Armada, era director de la empresa nacional Bazán en Ferrol, junto con San Fernando y Cartagena los principales astilleros militares del país. La brisa en el pelo, el sabor a salitre, los delfines pespunteando el mar a proa... Pocas cosas le gustaban más a aquel niño que hacerse a la mar aprovechando las prácticas de las fragatas clase Baleares que allí se construían. «Allí le perdí el miedo al mar -confiesa-, pero nunca el respeto».

Este militar de carrera, con una hoja de servicios como para empapelar un pasillo, es desde el mes pasado el nuevo Jefe del Estado Mayor de la Armada. Elegido a propuesta de la ministra de Defensa, Margarita Robles, su ascenso se produjo tras la renuncia del JEMAD Miguel Ángel Villarroya, después de conocerse que él y otros miembros del Estado Mayor de la Defensa habían recibido la primera dosis contra el Covid-19 pese a no estar entre los grupos prioritarios de vacunación. Su puesto lo ocupará ahora el almirante Teodoro López, que es a quien Martorell viene a sustituir.

Aunque su puesto esté desde hace tiempo en los despachos, la carrera de Martorell no es ajena a las estrecheces de los camarotes, las pistas de despegue batidas por el viento o las mesas trazadoras. Allí los oficiales se apretujan en torno a la rosa de los vientos para calcular rumbos, calados y trayectorias de torpedos, entre una sinfonía de pitidos y ruido de estática que llega de la radio o del sónar. Experto en submarinos, el hasta ahora almirante de la Flota sabe lo que es moverse entre mamparos y pasillos angostos cubiertos de cables, válvulas y sensores, mientras el casco sumergido a 180 metros de profundidad soporta presiones de 20 kilos por centímetro cuadrado. Casi casi lo que le espera en la superficie, pensará más de uno.

Un marino «exigente»

El nuevo 'master & comander', casado y con tres hijos, se forjó en la Escuela Naval de Marín (Pontevedra), donde los alumnos de cursos inferiores al suyo le recuerdan aún como «un brigadier duro». Él no se tiene por tal, pero admite que es exigente, y lo argumenta con un aforismo que parece sacado de 'El arte de la guerra'. «La dureza se suaviza con inteligencia y la exigencia, con ejemplo, y para tener ambos hacen falta años de experiencia». Puro Sun Tzu.

En cuanto recibió el despacho en 1984, su carrera despegó y ha sido un carrusel inagotable. Embarcado en fragatas, corbetas, dragaminas, buques de asalto anfibio, cazaminas; ha sido jefe de operaciones, de sistemas de combate, comandante... En Cartagena fue donde comenzó su idilio con los sumergibles, tras dirigir el Taller de Torpedos del Arsenal y tiempo después saltó a la OTAN (habla inglés a la perfección), en cuyo Cuartel General Conjunto de Nápoles pasó destinado tres años. Entre sus condecoraciones están la Gran Cruz del Mérito Naval, la de San Hermenegildo y una docena más, nacionales y extranjeras.

Sus colaboradores más próximos -hasta el mes pasado en la Base Naval de Rota, ahora en el Cuartel General de la Armada, en Madrid- le describen como un hombre de acción, nada amigo de los despachos. También dicen que ejerce de bilbaíno, aunque ya no tenga familia allí desde mediados de los 80. Lo corrobora él mismo cuando se le pregunta por la otra 'escuadra' que desata en él pasiones: «El Athletic ha sido y será mi equipo de toda la vida», al tiempo que recuerda las tardes pasadas en el antiguo San Mamés y al que ha sido siempre su ídolo sobre el terreno de juego, Iribar. Hombre muy familiar, a Martorell sólo se le conoce un vicio inconfesable: el modelismo. Ese y los libros de Historia (en la actualidad está leyendo 'Los Tercios', de Javier Esparza).

25 buques menos

No parece que Martorell lo vaya a tener fácil en un momento marcado por las estrecheces. La Armada lleva años perdiendo recursos a un ritmo galopante, primero por culpa de la crisis de 2008 y después de la pandemia, cuyos rigores han obligado a reorientar las prioridades de Defensa. Lo demuestra el hecho de que desde 2008 se hayan dado de baja 25 buques y sólo se hayan incorporado nueve a la flota, algunas de ellas unidades de acción marítima (BAM) destinadas a misiones de salvamento y apoyo al rescate.

Martorell es experto en submarinos, precisamente el arma que atraviesa la peor situación. Las tres unidades con que contaba la Armada el año pasado han superado ya su edad de jubilación después de 35 años de servicio. La gran carena (revisión exhaustiva) a la que se sometió el 'Galerna' en 2020 y que ha concluido en enero y la retirada del 'Mistral' dejaron al 'Tramontana' como único activo de un arma «disuasoria e indetectable», en palabras de Ernesto Zarco, comandante de la flotilla con base en Cartagena, Y solitaria, habría que añadir ahora, mientras no estén listas los cuatro S-80 que fabrica Navantia por 4.000 millones de euros y cuya primera unidad, el 'Isaac Peral', no estará lista antes de fin de año.

Pero la obsolescencia de material que aqueja a la Armada española va más allá. Afecta también al AV8B Harrier, pendiente de sustitución para mantener la proyección del poder naval sobre tierra; o las fragatas de la clase Santa María, también al final de su vida operativa y a las que deberían suceder las F-110, «imprescindibles», ha descrito Martorell, en un país tan dependiente del tráfico marítimo como el nuestro. Tiene por delante todo un desafío, aunque nada como un almirante para salir a flote en tiempos difíciles.


XV JORNADAS DE SEGURIDAD, DEFENSA Y COOPERACIÓN: MUJER, PAZ Y SEGURIDAD.

Formación Online   8 h   Certificado de participación El...